Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas estas condiciones de uso. OK | Más información
 | 

Juniorrak

Conseguir una meta no tiene nada que ver con tener éxito 62-70

Por fin el Junior A ha conseguido la tan ansiada y perseguida victoria. No querían ser menos en esta jornada redonda para los intereses del Ointxe, donde todos los equipos que disputaron jornada ganaron a sus contrarios, y se impusieron a un buen equipo como es el Askatuak. Para este partido, y para el resto de partidos que nos falta por disputar en esta segunda fase, la ayuda de jugadores del cadete A se nos antoja fundamental tanto para cubrir los entrenamientos como para subir el nivel competitivo. Si no nos marcamos metas en aquello en lo que tomamos parte, corremos el riesgo de estancarnos, y que se estanque nuestra progresión. Conseguir metas no tiene nada que ver con tener éxito. Mas bien tiene relación con aprender y tener vivencias que nos hayamos ganado por nuestro sentido del trabajo. Esas metas que nos habíamos propuesto no eran grandes hazañas, pero sí hemos hecho y tomado decisiones de forma consciente que en anteriores partidos no habíamos hecho. En algunos partidos los jugadores no lo han hecho por miedo a perder todo aquello que les daba seguridad, fueran efectivos o no. Hay un dicho que viene muy bien con esto y es “ mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Salir de esa zona de confort a veces te da inseguridad. Pero entiendo que si te da miedo salir de esa zona de confort, también te pierdes la libertad de elegir. Hoy el equipo ha conseguido una meta. Mañana habrá que ponerse otra. Porque la victoria de hoy es gratificante y necesario en nuestro caso, pero es solo un momento, un éxito momentáneo.

Esta victoria ha hecho que consigamos nuestra meta. Y la siguiente pregunta que me viene a la cabeza es, esa victoria como se ha fraguado,¿ es afín a mis valores, a los valores del Ointxe? Con esto quiero decir si no he tenido que utilizar durante el mismo armas tácticas con las que no estoy de acuerdo pero que las utilizo en momentos determinados porque valoro más la victoria que la formación contínua de mis jugadores. En nuestro caso la respuesta es un rotundo si. La victoria ha sido afín a nuestros valores. El equipo ha estado presionando durante los 40 minutos; ha intentado mantener un ritmo alto de juego; ha mezclado las posesiones cortas con otras más elaboradas pero siempre en base al juego por conceptos y dando libertad a la creatividad del jugador. ¿ Han identificado los jugadores los obstáculos que han tenido que derribar y los recursos baloncestísticos que han tenido que utilizar para ello? ¿ Hemos disfrutado durante toda la semana la preparación del partido para conseguir nuestra meta? ¿ Has protegido a capa y espada esa meta, es decir, no permitiendo que tus compañeros bajen los brazos en los entrenos, no permitiendo que nadie falte a los mismos, o no permitiendo caer en la desolación cuando no te salen las cosas? ¿ Merece la pena todo el esfuerzo que he hecho durante la semana para conseguirla? Estas y otras muchas preguntas son las que tendrán que responderse los jugadores para poder abordar otra meta.
Durante este partido hubo dos detalles que me gustaron por encima de los demás. En primer lugar la presencia de Miguel Angel Fernández, árbitro de una gran trayectoria, dialogante, consciente del valor de su papel, colaborador, objetivo, y en labores de seguimiento de los jóvenes árbitros, estuvo presenciando el partido y valorando y haciendo un seguimiento de la actuación de los mismos, algo fundamental para su mejora. Y esa mejora va en beneficio del baloncesto, que si alguno tenía duda, la figura del árbitro es parte importantísima de este deporte. Si tuviera que dar un pero, lo haría diciendo que este seguimiento no solo habría que hacerlo con los árbitros jóvenes, sino también con los que más horas de vuelos tienen, ya que tener dos ojos que analicen tu actuación, siempre hace que no pierdas los estribos o tomes decisiones que son tu palabra contra la de el árbitro, como bien me dijo no hace mucho un árbitro de los del grupo de experimentados.
El segundo detalle que me gustó mucho fue el comportamiento tanto dentro como fuera de la cancha del jugador más decisivo del Askatuak, Javier Castaño, y también jugador de la Selección de Euskadi. En todo momento tuvo un comportamiento ejemplar, felicitandonos tanto después de la finalización del partido como cuando se marchó del polideportivo. Otro tanto de su padre. Son detalles, que aun siendo inapreciables para muchos, no lo son para mí, que les doy mucha importancia, ya que te demuestra de qué pasta está hecho. Viendo también la actitud ejemplar de su padre, se demuestra que la educación familiar es algo fundamental.
Y para finalizar con este artículo, quiero desde aquí felicitar al equipo EBA por la importantísima victoria que consiguió el sábado contra el Ordizia. Esto hace que siga vivo en toda la pomada, que no es poco, con todos los contratiempos que está sufriendo. La mala noticia es la lesión de Justin, que a día de hoy no sabemos el alcance real de la misma. Yo como entrenador del equipo que intenta nutrir de jugadores al primer equipo para cubrir entrenamientos o posibles ausencias o lesiones en partidos, he sido el primero que ha dado un paso al frente al conocer la lesión de Justin. Junto con Juankar hemos ofrecido a Arri la disponibilidad de todos aquellos jugadores que le hiciera falta para que no se notara en exceso la falta de efectivos, sin esperar a su llamada y sin pensar que eso me va a debilitar a mí en los entrenos. Eso es facilitar el trabajo. Y ese debería de ser la predisposición de todos los entrenadores de todos los equipos en efecto cascada. Los entrenadores y jugadores formamos parte de un club, y todo nuestro trabajo debe ir en una sola y única dirección. Nadie es dueño de su equipo. El junior A no me pertenece por ser su entrenador, ya que estos jugadores han pasado por las manos de muchos entrenadores del club. Todos los equipos nos pertenecen a todos en la misma proporción. Y las derrotas o las victorias son de todos. ¿ O alguno pìensa que los directivos, delegados, afición, sponsores, etc.. no tienen nada que ver? Yo por lo menos, creo que sí.

Mondragon Unibertsitatea
Mondragon Lingua
Alkideba
BEREIKER
Laboral Kutxa
SUSTRAI fruitudenda
alzola